Ante la partida física de la Cra. Mercedes Sosa

Montevideo, 4 de Octubre de 2009

Hoy la congoja nos une a todos los latinoamericanos, y el mundo entero está llorando. Hoy nos ha dejado, aunque sólo físicamente, la Sra. Mercedes Sosa, “la Negra” Sosa.

Dueña de una voz y un cantar maravillosos, en su caudal fecundo vibró la magia ésa que pudo conmovernos siempre, hasta lo más hondo.

Hoy su voz ya se agiganta y se hace eterna, para quedar para siempre ubicada en la constelación de los grandes seres que han vivido para dar a los pueblos, a cada uno de nosotros, la alegría, la belleza, y muchas veces, el consuelo, la fuerza necesaria...

Su voz enorme, seguirá siendo como ha sido, bálsamo para nuestros corazones.

Su canto, seguirá estando con nosotros, y estará con éste su alma grande abrazándonos, por siempre…

En este momento de tristeza para todos, nuestro sincero sentimiento y abrazo solidario para su familia, sus amigos cercanos, quienes pierden, no sólo a la Cantora, sino a su ser amado. Para todos nosotros, ella se hará presente a nuestro lado cada vez que la escuchemos, y ahí estará acompañándonos. Para su familia, su ausencia física ‑nos consta- tal vez sea más notoria cuando su voz –que sonará cada vez más- sugiera su presencia y haga falta.

Queremos creer que desde hoy estará –seguramente- en el sitio aquel donde las almas grandes, las que -como ella, con su voz y con su canto- son capaces de dar tanta belleza y tanto amor. Se habrá reunido ya con los que allí se han ido antes, y estarán ahora –seguramente- juntos, como algunos de ellos supieron estar en vida.

En medio de la tristeza de este día, comenzamos a celebrar que haya estado con nosotros, y hacemos nuestras las palabras de Violeta Parra, que tan bellamente cantó “la Negra”, Doña Mercedes, para dar “gracias a la vida que me (nos) ha dado tanto”, que nos dio a Mercedes… que nos dio su canto.

Hasta siempre, Compañera Mercedes, querida Cantora!